Friday, September 12, 2008

LA MANCHA HUMANA


LA MANCHA HUMANA

Fhilip Roth.

Esta es la primera novela que leo de Philip Roth, aunque es un autor al que desde hacía tiempo seguía tanto en su obra publicada así como su comprometida personalidad como escritor.


Esta es una gran novela, que se abstengan los que busquen cosas fáciles, que desborden insulsa alegría, prosas superficiales, técnicas literarias masivas, sensacionalistas y comerciales.


La mancha humana es todo lo contrario. Una de los grandes aciertos de Roth es el llevar al lector a unos años pasados, (que por otra parte todos recordamos), los años 90, exactamente el 98, el año del escándalo de Bill Clinton con Mónica Levinsky.
La novela narra una serie de hechos y sucesos que coinciden en el mismo periodo que con el escándalo antes citado que sacudió los EEUU de cabo a rabo.
Es bajo esta ola de conservadurismo, de lo bueno y lo malo, lo políticamente correcto, lo justo y lo injusto donde el autor hace que se sitúe al espectador. De hecho yo personalmente creo que esta novela ante todo es un alegato contra los juicios sociales, las cazas de brujas…. Situaciones en las que el individuo sometido lo es casi seguro bajo unas premisas rara vez realmente infundadas en algo. Aún así con todo lo que he dicho al final el lector acaba posicionándose con los personajes, su vida y sus miserias.
Así es como lo que parece malo, por que a todo el mundo se lo parece, por que se está saltando las convenciones, las normas, lo establecido, lo ya inevitablemente instalado…se acaba convirtiendo en bueno.
No bueno por que sea beneficioso…para uno mismo o para la comunidad si no por que no ataca y no intimida a los demás.
Este es el gran logro de la novela, que los actos de sus personajes en las que muestran sus vidas arrastradas y sus miserias lo que en realidad muestran es la miseria de ciertas comunidades que crean héroes a su antojo para luego destruirlos cuando ya no interesa mantenerlos.
Coleman Silk es un decano de de una importante universidad americana. Un hombre dotado de una fuerza y un atractivo todavía presente a sus 71 años que luchó como un toro contra los cimientos de la universidad por cambiar y renovar el gris y casposo panorama que se encontró al llegar. Todo el prestigio y todo el reconocimiento conseguido se vendrán abajo cuando dos alumnas de color acusen a Coleman de racismo en unas acusaciones absolutamente infundadas y perfectamente preparadas e instrumentalizadas por todos. Y digo todos por que lo que le ocurre al decano es culpa de toda la universidad unos más y otros menos, ¿ la razón?, son muchas y no solo una, los enemigos creados en sus años de decano, por no interesar ya, por no representar lo que el modelo social demanda…
Coleman Silk esconde un secreto tan íntimo, tan guardado desde el principio de el mismo que no lo sabe nadie, NADIE, solo él mismo un secreto tan íntimo y tan arraigado a si mismo como su propia piel.
Paradójicamente la acusación que será el comienzo de su declive tiene bastante que ver con su secreto.
La novela está narrada por una tercera persona Nathan Zukerman que conocerá a Coleman meses depués de dimitir como decano, después de soportar una persecución y un calumnioso perseguimiento a su persona. Su mujer morirá al poco tiempo y Coleman lo relacionará con el incidente en la universidad.
En este punto el narrador se encuentra con un hombre de 72 años vigoroso y a la vez despechado con la vida. Meses después Coleman conocerá a una mujer llamada Faunia.
Una mujer de 32 años, un ser machacado por la vida, con dos hijos muertos en un incendio, analfabeta, expulsada de la red social que todo el mismo busca.
Increíblemente, Incrédulamente, casi sin crérselo Coleman se enamora de ella, de esa mujer alta y espigada, huesuda, machacada por la vida y sus cicatrices, esa mujer que trabaja en la granja ordeñando las vacas…y ella se dejará llevar en una relación en la que el sexo y el silencio casi lo será todo.
Por que en realidad ellos no necesitan hablarse, se entienden, no se exigen nada, por que no hay nada que exigir, por que no les queda en realidad nada que exigirse el uno al otro.
Este episodio no pasará desapercibido para la comunidad, los enemigos creados en la universidad, las ventanas indiscretas…el ex marido de Faunia Les Farley antiguo combatiente de Vietnam, un hombre violento y perseguido por su propia vomitona de odio y miedo a la vez.
Otro personaje que entrará en acción es Delphine Roux una mujer que aspira a ser el decano de la universidad y que representa el sueño americano contemporáneo tantas veces usado en términos literarios.
Tanto Les Farley y Delphine Roux son dos personajes fascinantes, llenos de aristas y que personifican los residuos que dejan las sociedades actuales por muy brillantes que parezcan.
Y en el fondo de todo, de cada frase, de cada página, de cada palabra el secreto de Cóleman.
Un secreto que descubrirá el narrador de la novela el día del funeral de Cóleman y Faunia, fallecidos en un extraño y casual accidente de tráfico que no parece importarle a nadie.
Extrañamente la muerte de Cóleman despertará ciertos arrepentimientos y pasiones. Aunque ya será tarde.

Muy recomendable.


3 comments:

Manolo said...

El comentario me ha enganchado. Así que supongo que la novela será tremenda... Pero, ¿no me has contado una parte importante del final?

Christian Sarmiento said...

Super... voy a leerla.

Oye.. Visita mis Blog:
http://ingchristian.firesoft.ws
http://emprender.firesoft.ws
http://confiezate.com
http://domylinks.com

Elena said...

Tengo que admitir que no he leído nada de Roth, aunque no por falta de ganas. Esta novela lleva siglos apuntada en mi libreta como imprescindible. La película me gustó bastante, porque me encanta Anthony Hopkins, aunque recuerdo que me pareció muy triste. Después de tu reseña creo que tendré que comprar de una vez el libro. Me encanta cómo has descrito los personajes, es una reseña estupenda.

Un abrazo