Tuesday, November 13, 2007

EL RETRATO DE DORIAN GREY


EL RETRATO DE DORIAN GREY


No se muy bien como comenzar este comentario, solo diré que esta novela la leí por primera vez hace ya años, siendo un adolescente y supuso para mi una ruptura con muchas cosas y aspectos hasta entonces extrañamente inamovibles. Moral o ética, narcisismo o el desprecio extremo por uno mismo, hedonismo o indiferencia hacia la existencia…


Dorian Grey, el protagonista es un apuesto y refinado joven, proveniente de una de las mejores familias de la burguesía londinense de la época. Bello hasta el extremo, inocente en sus actos y sus formas, Dorian Grey representa el ideal del caballero esteta y de la propia belleza.


En una profunda reflexión acerca del bien y del mal, el autor nos muestra la decadencia y la degradación del protagonista por no envejecer, por que el paso del tiempo no roce ni transmute su bello rostro mediante una bella y oscura metáfora representada en un retrato de cuerpo entero de su propia imagen pintado por su amigo el afamado pintor Basil Hallward, un cuadro de una belleza y perfección tal que retará al propio protagonista y modelo a un oscuro duelo entre el bien y el mal que traerá la perdición definitiva del protagonista.

El autor en un ejercicio literario, a mi parecer absolutamente intemporal en un estilo elegante, barroco y nada superficial, con un lenguaje y una fluidez cargada de irónica belleza nos avisa de las consecuencias de lo que nos puede ocurrir si incurrimos en el error de querer ser un Dios, con lo que este término conlleva, un ser por encima del bien y del mal.

Hay tres personajes principales en la novela en la que el propio autor deja entrever una parte de su propio ser y su especial forma de entender la vida y las artes.Los protagonistas son el propio Dorian Grey, el amigo y pintor del retrato símbolo de la perfección extrema y clásica Basil Hallward y Lord Henrry Wotton, un joven aristócrata elegante, cínico y frívolo, un hombre oculto en sus propias miserias que se esconde en un falso mundo elegante e hipócrita.

La novela tiene un ritmo circular, en mi opinión se centra y depende casi en su totalidad de los actos, la conducta y los pensamientos del protagonista, que tienen como consecuencia inmediata los cambios y el envejecimiento del retrato a cambio de la eterna juventud de Dorian.

Todos estos cambios físicos en el retrato, aunque al propio retratado no le afecten, reflejan su propia alma, despojada de cualquier afecto a la vida natural, su frialdad, su miseria humana que no le impedirá asesinar varias veces para evitar que se descubra su secreto, su narcisismo exacerbado y su amoralidad.Todo este cambio en la actitud existencial del joven y inocente Dorian de comienzos de la novela vendrá provocado por una perturbadora y trascendental conversación con Lord Henry Wotton, sobre la eterna juventud, la frescura y el ideal invariable de la belleza, la consecuencias de su pérdida, la decadencia…., ello tendrá un efecto demoledor en la hasta entonces reposada y sostenida existencia del protagonista.

A partir de ese momento Dorian Grey y el propio cuadro coexistirán en un reto a caballo entre la realidad y la fantasía que le permitirá al protagonista vivir la vida sin que el propio tiempo le pase factura. A cambio tendrá que convivir con el cuadro, el cual envejece de una forma cínica, burlona, obscena y desnaturalizada que le irá recordando cada día que esa imagen del lienzo no es otra cosa que el reflejo de su propia alma.
La novela perfectamente estructurada retrata a la perfección y con gran ojo crítico la sociedad de la época, la vanidad, la locura, la pérdida de la propia dignidad humana.La perfección de la narración y la visualización escrita de las imágenes llega a ser perfecta.El carácter de esta novela y de su protagonista, presumido, indolente, maquinal y extremadamente ambiguo lo volvieron en su contra durante los juicios y el proceso que se celebraron en Londres a propósito de sus relaciones y que acabarían con sus huesos en la prisión de Reading condenado a tres años de trabajos forzados.
Hoy en día esta novela se ha convertido en sinónimo de clásico literario, de calidad y de hedonismo vital y existencial.

Luis Roser

7 comments:

Manuel said...

Muy buen comentario sobre una novela, que debió suponer para la época en la que fue escrita, toda una revolución en la forma y en el fondo para una sociedad que quizás no estaba preparada para algo así. La gente como Oscar Wilde son los auténticos revolucionarios. La palabra siempre ha sido y será, "un arma cargada de futuro".

Francisco Machuca said...

Oscar Wilde es un escritor completamente actual,incluso te diré más,nuestra época todavía lleva un considerable retraso respecto a su moral e integridad.
Me ha gustado mucho tu reseña.
Un saludo.

ESTELA LAKAY said...

esta es una de las novelas que más me gustaron hace años, sin duda todo un clásico, impresionante

Muy buen comentario

Anonymous said...

EL RETRATO DE DORIAN GREY, es uno de los mejores ejercicios que se han escrito acerca del peligro de creerse por encima de todo, del bien y del mal, de la justicia, de la ética y de la moral, una gran novela y un gran comentario

luis said...

gracias a todos por seguir el blog y vuestros comentarios, estoy de acuerdo con cada uno de vosotros


cuidaros

SeamusF said...

Me encanta ese libro, es como ver las cosas desde el punto de vista del que siempre te han alejado tus padres y la iglesia.
Totalmente diferente, y totalmente interesante.

Anonymous said...

¿Seguro que lo has leído? Es sospechoso que lo rebautices como Dorian "Grey"

-Marta Pérez-