Thursday, April 12, 2007

ARTE EN EL DIVÁN.



ARTE EN EL DIVÁN.
Siempre me ha gustado contemplar mis pinturas, supongo que es algo común a la mayoría de artistas, en mi caso la contemplación de mi propio trabajo me lleva a terrenos fértiles donde me suelo encontrar con la reflexión y el análisis.

Podríais pensar que quizás el anterior comentario destila una excesiva vanidad, puede ser, el narcisismo y el gusto por la belleza forman parte de todo creador y la propia contemplación de la obra muchas veces puede dar pie a ello. En mi caso si algo ha quedado patente en los años que llevo experimentando con la pintura es mi personal compromiso con la creación y mi propio inconformismo, siempre unido a la honestidad y a la humildad con la idea.
En mi opinión en la pintura entran muchos factores, dando por hecho la evolución individual y la influencias de cada artista, lo común en todos nosotros es tener un universo propio, un lenguaje interior vivo y palpable, casi físico y terrenal, pero aún con todo esto ni el pintor ni el escritor se encuentran siempre con que su propia obra tenga la capacidad de asombrarle, capacidad por otra parte muy unida al pensamiento y a la razón.
Supongo que muchas veces a uno le traiciona el inconsciente y recurrimos a nuestros propios fantasmas sin saberlo.
La pintura en cuestión de la que os quiero hablar mide 1460 x 1000, el boceto original lo dibujé hace años en un viejo bloc descolorido que conservo con mucho cariño, todos sabéis bien que la belleza de las cosas no reside únicamente en un aspecto lustroso y nuevo.
La pintura está dividida en dos cuerpos por una gruesa línea negra, en el primer espacio dibujé unas espirales retorcidas muy parecidas a algunas formas que creó para sus esculturas Eduardo Chillida, estas formas se encuentran suspendidas en un espacio indefinido, sobre un fondo de figuras geométricas inspiradas en la abstracción rusa.
Desde luego cuando dibujé el boceto no medí suficientemente el contraste entre una y otra que necesariamente se alimentan mutuamente.

La siguiente parte, la más grande y el cuerpo principal de la pintura representa en gran medida la catarsis de muchos aspectos que ahora os describiré, el cielo de fondo decidí pintarlo con unas formas onduladas que hacen de soporte de una gran masa rocosa que está en suspensión, esta masa se presenta llena de huecos, los huecos es una constante en mi pintura, las formas lisas son bellas pero de golpe te lo dicen todo y a mi parecer dando estos volúmenes y huecos, la misma forma invita a la reflexión y hasta a la inquietud.
Sobre esta forma rocosa se asienta una torre que hace de cuerpo principal de la pintura, una torre que para mi hace de perfecta unión entre el cielo descrito anteriormente y esa masa de gente gris que caminan como fantasmas desterrados hacia ella.

Creo que este bloque habla en una quietud casi pétrea de la incomunicación y el excesivo individualismo que en general nos acecha, y todos van directos hacía la puerta hacia las sombras, hacia la misma caverna, sin detenerse a mirar el resto.

Pero no quiero que penséis en todo esto como un claro mensaje deshumanizado y desesperanzador, a mi parecer esta pintura da un aviso, pero sobre ese aviso hay un claro mensaje esperanzador e individual, ello está representado sobre todo por la figura que he situado a un lateral de la tela con forma de mujer dormida y con unas formas cúbicamente reposadas en clara alusión a la figuración Picasiana, creo que este punto hace perfectamente de inflexión con todo lo anterior llevando al espectador a un terreno mucho más próximo a la esperanza vital y a la reflexión.

5 comments:

KOROI said...

HAY ESPERANZA...

Todo converge hacia la Torre... o tal vez todo salga de ella. Cielo y tierra estan equilibrados aunque la sensación es un poco confusa. El asteroide amenazante se transforma en paleta de pintor, la salvación a través del arte. El cielo amenazador y turbulento es promesa de aguas futuras como las que limpiaron los establos de Augías.
Torre de babel para unir el cielo y la tierra, faro que ilumina las consciencias.
Después de todo, siempre hay esperanza.

Anonymous said...

Mirada hacia la luz, hacia la claridad... Esperanza a pesar de todo, a pesar del caos

luis said...

siempre hay esperanza, SIEMPRE, esperanza de que seamos nonotros los elegidos cada día para vivir la felicidad.

PARA JAVIER

Elena said...

¿Esta pintura es tuya, Luis? Me ha gustado mucho, y la forma en que la describes es maravillosa. Veo en ella influencias de Picasso y de Dalí, aunque por el uso de colores me recuerda a las obras de Kandinsky. Un canto a la esperanza, como tú mismo dices. Yo me quedo con la mujer del primer plano, que parece ajena a esa fila de fantasmas que camina a su espalda. Como si no le importara lo que hace la multitud.
Un saludo

luis said...

GRACIAS ELENA EL LEER TU BLOG Y TUS MARAVILOSOS ESCRITOS TAMBIÉN ES PARA MUCHOS DE NOSOTROS UN CANTO A LA ESPERANZA....