Monday, March 05, 2007

LA MONTAÑA MÁGICA (SEGUNDA PARTE)


LA MONTAÑA MÁGICA
Thomas Man


SEGUNDA PARTE

Un modesto joven se dirigía en pleno verano desde Hamburgo, su ciudad natal a Davos Platz, en el cantón de los Grisones. Iba allí a hacer una visita de tres semanas.

Hans y su primo se sentirán profundamente impresionados por el discurso y las ideas del humanista y francmason Settembrini, este último tomará como discípulo de sus enseñanzas a Hans y es así como poco a poco nacerá entre ellos una profunda y recíproca amistad y como Hans conocerá de primera mano las disertaciones y reflexiones del humanista italiano en torno a la religión, el renacimiento, los estilos arquitectónicos medievales, la revolución industrial, el peso de la ética y la quemazón de la moral…
Pasados los tres meses de reposo, será el doctor el que le indique que deberá pasar todavía unos meses mas para curar sus lesiones pulmonares, a partir de ahí todo será distinto y cada día un descubrimiento, allí arriba lejos de la civilización, lejos del ruidoso mundo de abajo.
Largos paseos, excursiones al pueblo, largas e intelectuales conversaciones con el italiano….al final, también el propio Hans sucumbirá a aquel micro universo y acabará perdiendo el sentido de su propio tiempo, el suyo y el de los demás, verá pasar desde su terraza los cambios en el paisaje, en las montañas, en los árboles, aún así ya habrá dejado por completo de tener el más mínimo interés por el paso de su propio tiempo.
Su primo Jaquim Ziessem no podrá aguantar aquel extraño cautiverio y después de llevar allí varios años decidirá retomar su profesión de militar en el mundo de abajo, no tendrá la aprobación del doctor Berens y un año más tarde volverá enfermo y morirá junto a su madre y su primo Hans con la solemnidad y la austeridad que su propio carácter le confería. Y Hans se perderá del todo en un torbellino de emociones y en un deslumbramiento constante de su propia existencia. Cabe resaltar el capítulo donde Hans se pierde paseando con sus esquís en una tormenta de nieve, una tormenta que hace que pierda la orientación y esté a punto de morir, es en este punto donde Hans, en plena tormenta, a punto de morir congelado entra en una catarsis producto e su propia pasividad por estar, permanecer y ser parte misma del sanatorio.
Eran tiempos revueltos en continente, llegaban continuas noticias de revueltas, de invasiones… y a muchos de los internos del sanatorio les entró una oleada de deseos patrióticos y de amor por la patria, los mismos que nunca dejó de sentir su primo. Esta agitación y este de alguna forma cambio total para toda Europa será el detonante en Hans que haga que despierte de su letargo humanista y burgués y se aliste en el ejército alemán, llevándolo en último término a luchar en primera línea del frente.

Las cuatro páginas finales de esta novela, no se las voy a contar, solo puedo decir, que son de una majestuosidad y una brutalidad tal que hasta el ser más despreciable saldría gritando y odiando cada una de las guerras, de la más grande a la más pequeña.

7 comments:

LAURRRAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA said...

Esta novela fué como si hubiese estudiado una carrera, ES MARAVILLOSA,,,,,,,,,,,,,,ES COMO ESCALAR UNA MONTAÑA MUY ALTA........HABER SI HABLAS DE GARCÍA MARQUEZ.

LAURA

ENSALADA-DE-CHOCOLATE said...

ya un poco mas y cuentas el final no?? jjj
he mirado y tu super libro recomendado no esta en la biblioteca, asi que otro dia sera, no se ni si lo tienen....
como me lo compre y no me gusteeeeeeeeeeee, te busco donde sea y te hago comer pagina a pagina (ea que genio tengoooo!!!),he visto que me has enlazado, n0o pego mucho con tus enlaces la verdad...lo mio de literatura tiene poco!!

Anonymous said...

tio, los enlaces no se piden ;)

luis said...

Creo que por cortesía y por un buen entendimiento en la red, creo que no está de más pedir permiso para enlazar otro blog.
Yo desde luego, lo seguiré pidiendo.
¿vale tio?.
Un cordial y cortés saludo

jcuartero said...

"La Montaña Mágica" es una novela soberbia. Comencé a leerla tras aprobar unas oposiciones antes de pasar el reconocimiento médico que me certificaba como funcionario. Me sucedió algo parecido a Hans Castorp, a cada capítulo que leía me sentía peor físicamente, tanto que pensaba que no iba a superar el examen médico. Por suerte no cogí tuberculosis.

Anonymous said...

no refiero a "pedir permiso para enlazar otro blog", tio, sino a ir a un blog y decir "enlázame" ;) eso no se pide ¿qué tal sino le gusta a quien se lo pides tu blog? ;)

Simplemente Olimpia. said...

Vaya, vaya, vaya....

Una página muy didáctica- que no aleccionadora-...;)
Ya sé donde acudir cuando requiera sugerencias.

Olimpia.