Sunday, November 08, 2009

METAPHORA



METÁPHORA

texto grabado en formato video instalación para la casa de Zitas.


Los límites nunca están delimitados con claridad, taxativamente.
Ni los tuyos,…ni los míos
Ni siquiera los contornos…
De lo que a veces dejas puesto afuera
Impúdicamente, sin tapar y sin recato.


Por eso, yo nunca digo, “yo no estoy triste”
En vez de eso, grito
Ese árbol llora la tristeza de mis amores perdidos.

De este modo, lo que es mío, os lo muestro a todos

Tampoco es mi miedo el que me asusta
Es, la oscuridad de la noche peligrosa que me acecha desde la calle…

Ni tan siquiera es el oleaje del mar el que produce el estruendo
No, no puede ser eso…
Solo es quien llora, como yo
Por el abandono del que se ha ido…

5 comments:

mi nombre es alma said...

Nada hay más perturbador que el estruendoso silencio de aquel que llora.

Un texto estupendo

columna said...

Me gusta ese nuevo despertar por el camino de la poesía.
Besos, tete.

La Solateras said...

Muy bonito poema. Y yo pienso que los verdaderos amores nunca se van del todo...

ferroviario pinelli said...

Le había dado tanto....
su vida, su cuerpo, su amor....
y se fue en aquel tren…..
ya nada volvería a ser lo mismo….
Solo llorar, llorar, llorar…..
¡¡¡ AY EL AMOR !!!

LA FORMA SENTADA said...

El árbol, la calle oscura y el oleaje. Lo anterior encorchetado por ese alguien ausente. Me gusta y me gusta mas el principio en el que mencionas los límites de quien entiendo es el ausente. Felicidades por tu faceta de poeta.