Thursday, May 07, 2009


Lorca y el mundo gay.

Editorial Planeta
Ian Gibson.

Textos extraídos parcialmente de artículos de prensa sobre la última publicación de Gibson


“Lorca y el mundo gay”, recientemente publicada por planeta del reconocido hispanista Ian Gibson, aborda uno de los capítulos más desconocidos y a su vez más interesantes de la obra del poeta, la censura y el ocultamiento del propio sentido y condición que muchos de sus poemas tuvieron.
Lorca tenía los enemigos cerca. Muy cerca. Fueron sus primos quienes le denunciaron, fue el marido de una prima lejana el autor material del asesinato, y fueron sus hermanos, Isabel y Francisco, quienes se empeñaron, como administradores de la memoria del poeta, en borrar todo rastro sobre la homosexualidad de Federico en su vida y en su obra literaria. Ni siquiera las grandes firmas encargadas de diseñar y contar la historia de nuestra literatura quisieron asumir la trascendencia de la condición sexual.
No hay que remontarse demasiados años para constatar lo que estamos comentando. En ediciones de 1987 de la prestigiosa colección Letras Hispánicas de CATEDRA, no se incluyó ni una sola referencia a la homosexualidad del poeta y su relación con su propia poesía, (factor muy importante en si mismo para entender parte de ella), en las introducciones de Poeta en Nueva York y El Público.
En 1985 se publicaron en el diario ABC, los “sonetos de amor oscuro”, en los que trabajaba Lorca antes de ser asesinado. Sin embargo en la publicación se encargaron de censurar las evidencias. El talante masculino de a quien iban dirigidos los sonetos desapareció hasta del mismo título. Francisco García Lorca, el hermano, se expresó con claridad la condición para publicar los versos inéditos en este periódico: deberían ser editados bajo el título de Sonetos, Sonetos amorosos o Sonetos de amor, nunca con su título original Sonetos del amor oscuro.
"Francisco García Lorca ya se había demostrado incapaz de afrontar o admitir la homosexualidad de su hermano", escribe Gibson sobre el tabú que trató de construir la familia en torno a la verdad del poeta.
Para Fernando Lázaro Carreter, quien escribió en la tercera del diario sobre lo publicado, lo oscuro de los sonetos tenía otro sentido. "Se refería esencialmente al ímpetu indomable, a los martirios ciegos del amor, a su poder para encender cuerpos y almas, y abrasarlos como hogueras que se queman".
"Lo que España no podía aceptar es que el poeta español más grande de todos los tiempos fuese homosexual"
Como comenta Ian Gibson, "el académico casi venía a sugerir que la homosexualidad del poeta era ajena a su creatividad poética". Y eso a pesar de la claridad masculina de estos versos: "Tú nunca entenderás lo que te quiero / porque duermes en mí y estás dormido. / Yo te oculto llorando, perseguido / por una voz de penetrante acero".
Casi 25 años después de la publicación e interpretación de estos sonetos, resulta ridícula aquella visión moralista con que la España más pacata quería untar al poeta más reconocido de nuestras letras.
Es más, el propio Vicente Aleixandre explicaba ciertamente alterado al también poeta andaluz José Luis Cano que "lo curioso es cómo en todos los artículos que acompañan a los sonetos se evita cuidadosamente la palabra homosexual, aunque se aluda a ello, pues nadie ignora que esos sonetos no están dedicados a una mujer. Se ve que todavía esa es una palabras tabú en España, en ciertos medios, como si el confesarlo fuese un descrédito para el poeta".
Sin embargo, los episodios de censura también sucedieron en publicaciones más cercanas a la sensibilidad política de Lorca. La incomodidad con la que aquella España negra vivía la homosexualidad del poeta hizo que la revista progresista El Mono Azul recortase en 1937 los magníficos versos de Luis Cernuda en Elegía a un poeta muerto.
Después de las cinco estrofas iniciales, una línea de puntos suspensivos cercenaba el final del poema. Lo que entonces no pudieron leer los lectores de la publicación decía: "Aquí la primavera luce ahora. / Mira los radiantes mancebos / Que vivo tanto amaste /Efímeros pasar juntos al fulgor del mar. / Desnudos cuerpos bellos que se llevan / Tras de sí los deseos / Con su exquisita forma y sólo encierran / Amargo zumo, que no alberga su espíritu / Un destello de amor ni de alto pensamiento".
"Lo que España no podía aceptar es que el poeta español más grande de todos los tiempos fuese homosexual. Hubo homofobia en los dos bandos, porque era un problema nacional, no se podía aceptar que en España hubiese homosexuales", cuenta vehemente Gibson.
"Toda su poesía gira en torno al amor frustrado. Sus personajes atormentados son precisamente la metáfora de su desgracia"

Entre todos consiguieron que la homofobia fuese más importante que la homosexualidad en la obra de Federico García Lorca. Sólo a finales de los ochenta surge alguna voz crítica en España, que investiga y señala la importancia de la relación existente entre la obra del escritor y su silenciada condición sexual, movida por los estudios que habían empezado a publicar los especialistas extranjeros. "Toda su poesía gira en torno al amor frustrado. Sus personajes atormentados, que no pueden vivir la vida que quieren, son precisamente la metáfora de su desgracia. Por eso para la documentación de este libro he tenido que releer todos los poemas de su juventud, para descubrir un amor torturado y angustiado, gay. He aprendido muchísimo y con esto pongo punto final a mis investigaciones lorquianas", explica Gibson.


El propio Federico se censuraba a sí mismo cuando corregía sus conferencias y asomaban esos "calores oscuros", por los que tan amenazado se sentía. En 1928 se publica el libro de Narciso Alonso Cortés La muerte del conde de Villamediana, en el que alude a un notorio asesinato ocurrido en 1622, en el que "el delicado gongorino marqués de Villamediana cae atravesado por las espadas del rey", relacionando el asesinato del conde "con su bisexualidad". En 1930, Lorca, revisa la frase, como apunta Gibson, y queda: "El delicado gongorino Marqués de Villamediana cae atravesado por las espadas de sus amores oscuros".
Los silencios cómplices de los críticos que se acercaban a analizar su vida y obra sin molestar con estos asuntos, por miedo a ver cerrados los accesos a los archivos del poeta, y la destrucción de documentos por parte de la familia que comprometieran la imagen de Lorca, tal y como explica Gibson, han conseguido que ese "caballo azul" que le enloquecía no viera la luz. De hecho, para el investigador, ningún estudio del Lorca homosexual puede dejar de tener en cuenta el complejo e importantísimo poema Tu infancia en Menton, publicado por primera vez en 1932. Gibson se pregunta ¿de quién es la infancia aludida en el poema?


6 comments:

Manolo said...

Sin embargo Lorca murió porque se sentía a salvo. Nunca imaginó que lo traicionaría gente cercana a él. Pudo huir y no lo hizo. Qué lástima. Cuantos versos nos hemos perdido. Qué pensaría en los últimos instantes de su vida? Podía ser un buen relato verdad?

Yo estuve hace un par de años donde se supone fue fusilado. Dejamos una rosa y leímos unos poemas. Es un sitio en el que se respira algo extraño, diferente. No sé, no creo en esas cosas pero era algo espiritual. También estábamos solos y atardecía.

He leído el comentario con mucho interés. Te recomiendo Cernuda, al cual has nombrado. Un poeta fabuloso y que descubrí en un curso con Pedro.

Sara Fedrika said...

Quiero quitarle importancia al hecho de que Lorca fuera homosexual. ¿Qué más da quien le gustara O como vivía su sexualidad? No deberíamos hacer tantas diferencias entre hombres y mujeres, está todo demasiado compartimentado. Durante muchos años se estuvo ocultando su condición de gay, pero ahora que ya sabemos y aceptamos seguimos viendo en sus poemas la misma grandeza. ¿Ha cambiado algo?

LA FORMA SENTADA said...

El hecho de ser o no ser homosexual hoy no marca, creo, gran diferencia a la hora de ser mas o menos bueno en lo creativo. En la época en que Lorca vivió el hecho de serlo estaba muy unido al hecho de sufrirlo y aceptarlo y ademas tener que esconderlo. Seguramente ese dolor marcó su quehacer poético en parte.

Teresa Ramirez said...

Creo muy interesante tu comentario, ya que aunque ahora mismo a todos nos da igual que fuese homosexual, el hecho de serlo en su tiempo y tener que ocultarlo influyó mucho en su poetica

LUIS ROSER RODRIGUEZ said...

Gracias a todos por los comentarios dejados, creo que todos tenemos razón, en definitiva lo importante es la poesia de Lorca y la hondura y la grandeza de la misma.
Pero no está de más reflexionar sobre este libro de Gibson y los acontecimientos que relata.

Un saludo

La Solateras said...

Abundo en todo lo dicho aquí: la poesía no tiene -no debería tener- sexo ni debemos clasificarla por la condición sexual de su autor o autora. Que Lorca fuera homosexual es irrelevante a la hora de valorarle como poeta o, incluso, como persona, aunque es cierto que su condición sexual influyó en su poesía. Pero no por la homosexualidad en sí misma sino por su represión y su ocultación.

También creo que la condición sexual de cada uno pertenece a su ámbito privado y no entiendo por qué se hace notar cuando alguien es homosexual. Nunca oigo de ningún escritor o artista resaltar su condición heterosexual.